Crisis del Coronavirus: Avales de préstamos para facilitar liquidez a Empresas y Autónomos

Coronavirus

miércoles 25 de marzo, 2020

Avales del Estado por el Coronavirus

En el Consejo de Ministros de ayer se concretaron las características de los avales públicos para inyectar liquidez a la actividad empresarial, que se habían establecido en el Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo, de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del COVID-19, publicado en el B.O.E. del 18 de marzo.

 

En este sentido se ha anunciado una primera línea de 20.000 millones de euros, del total de 100.000 millones de euros anunciados la pasada semana, para avalar préstamos a autónomos, pymes y grandes empresas que hayan parado su actividad como consecuencia de la excepcionalidad de los efectos del Coronavirus. Los otros 80.000 millones de euros formarán parte de nuevas medidas que se anunciarán en las próximas semanas.

El 50% de este primer tramo de 20.000 millones de euros se reservará para garantizar préstamos de autónomos y pymes.

Podrán solicitar estos avales las empresas y autónomos afectados por los efectos económicos del Coronavirus, siempre que los solicitantes no estuvieran en situación de morosidad a 31 de diciembre de 2019 y en procedimiento concursal a 17 de marzo de 2020.

Estos avales tendrán carácter retroactivo del 18 de marzo de 2020 y pretenden garantizar que los nuevos préstamos, y las renovaciones, sean concedidos por entidades financieras a empresas y autónomos para atender las necesidades de financiación derivadas, entre otros, de pagos de salarios, facturas, necesidad de circulante u otras necesidades de liquidez, incluyendo las derivadas de vencimientos de obligaciones financieras o tributarias. Esta línea de avales será gestionada por el Instituto de Crédito Oficial (ICO), en colaboración con las entidades financieras.

El aval garantizará el 80% de los nuevos préstamos y renovaciones de operaciones solicitadas por autónomos y pymes. Para el resto de empresas, el aval cubrirá el 70% del préstamo nuevo concedido y el 60% de las renovaciones. Además, el aval emitido tendrá una vigencia igual al plazo del préstamo concedido, con un plazo máximo de cinco años. El coste del aval, de entre 20 y 120 puntos básicos, será asumido por las entidades financieras.

Las empresas y autónomos interesados podrán solicitar la garantía para sus operaciones hasta el 30 de septiembre de 2020. Para ello, deberán dirigirse a las entidades financieras con las que el ICO haya suscrito los correspondientes acuerdos de colaboración.

Por su parte, las entidades financieras se comprometen a mantener los costes de los nuevos préstamos y de las renovaciones que se beneficien de estos avales en línea con los costes aplicados antes del inicio de la crisis del Coronavirus. También asumen el compromiso de mantener, al menos hasta el 30 de septiembre de 2020, los límites de las líneas de circulante concedidas a todos los clientes y, en particular, a aquellos clientes cuyos préstamos resulten avalados.