Fiscal: Decisiones para pagar menos IRPF en 2020

IRPF

lunes 16 de noviembre, 2020

Cómo pagar menos IRPF en 2020

Os reflejamos a continuación algunas cuestiones que podéis analizar antes de finalizar este año 2020 y, en su caso, tomar decisión al respecto, que os pueden servir para reducir vuestro pago del IRPF de 2020, cuya declaración haremos en abril-junio de 2021:

 

Realizar aportaciones a planes de pensiones

 

Las aportaciones realizadas a planes de pensiones individuales (y las que tu empresa realice al plan de empleo), reducirán, hasta un determinado límite, tu base imponible del IRPF (por lo que el ahorro fiscal obtenido si resides en Madrid puede llegar hasta al 43,5% de lo aportado -en función de cuál sea tu tipo efectivo de gravamen en IRPF-)

 

El límite fiscal de reducción por aportaciones a planes de pensiones en 2020 (incluidos, en su caso, los excesos de aportaciones que estén pendientes de reducir de los 5 años anteriores), será la menor de las cantidades siguientes:

 

  • El 30% de la suma de los rendimientos netos del trabajo y de actividades económicas percibidos individualmente en el ejercicio; ó,

 

  • 8.000 euros.

(Nota: si sale adelante el Proyecto de Ley de Presupuestos para 2021, en el futuro este límite se reduce a 2.000 euros)

 

Efectuar, por tanto, aportaciones a planes de pensiones antes del 31 de diciembre de 2020, te permite reducir tu cuota del IRPF 2020 a pagar.

 

Por último comentar que aunque te jubiles no estás obligado a cobrar tu plan de pensiones, incluso puedes seguir realizado aportaciones y reducir tu cuota a pagar del IRPF como hemos visto.

 

Rescatar un plan de pensiones

 

Desde una perspectiva estrictamente tributaria, para atenuar la progresividad de la tarifa del IRPF aplicable a las cantidades rescatadas de un plan de pensiones, lo más recomendable es rescatar los planes de pensiones en aquellos ejercicios en que se obtengan menos rentas.

 

Las cantidades rescatadas de un plan de pensiones tributarán como rendimientos del trabajo y se integran en la base imponible general del IRPF. No obstante, debe tenerse en cuenta que si se rescatan en forma de capital puede resultar de aplicación una reducción del 40% por la parte que corresponda a aportaciones realizadas hasta el 31 de diciembre de 2006. En este sentido hay que tener en cuenta que para poder aplicar dicha reducción se exige, entre otros requisitos, que la prestación en forma de capital se perciba en los siguientes plazos:

 

Por tanto, en 2020 finaliza el plazo para rescatar planes de pensiones con la reducción del 40% si la contingencia -jubilación, etc.- se produjo en 2012 o en 2018.

 

Por otra parte, si tienes varios planes con aportaciones efectuadas hasta 2006, recuerda que la reducción solo puede aplicarse en un ejercicio, y, en consecuencia, probablemente te convenga cobrar las prestaciones que tengan derecho a la reducción en forma de capital de todos los planes en el mismo año. En cambio, si eres partícipe de un plan de pensiones y de una mutualidad de previsión social, podrás aplicar la reducción del 40% en los dos, tanto si los cobras en el mismo ejercicio como si los recibe en ejercicios diferentes, si bien siempre dentro de los plazos señalados.

 

Si a pesar de jubilarte vas a seguir obteniendo unos rendimientos elevados (por ejemplo, derivados de tu pensión de jubilación y del cobro de alquileres), puede que te convenga más no cobrar el plan de pensiones y que lo hagan sus herederos. Cuando los beneficiarios reciban la prestación no tributarán por el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones (ISD), sino que lo harán por el IRPF (como rentas del trabajo).

 

Rentas en especie

 

Hay que tener en cuenta que, si tu empresa te puede retribuir parte del salario en especie, en vez de en dinero, algunas de estas retribuciones están exentas en el IRPF, por lo que, si puedes, elíjalas (vales de comedor, vales guardería, etc.).

 

Otros gastos deducibles

 

Otros gastos que pueden reducir la factura del IRPF son las cuotas sindicales y de colegios profesionales cuando sea obligatorio para el desempeño de la profesión.

 

Reducción por alquiler de vivienda

 

Si recibe ingresos por alquilar un inmueble de tu propiedad que esté destinado a vivienda habitual del inquilino, hay que tener en cuenta que el rendimiento neto positivo a declarar en IRPF se reducirá en un 60%.

 

Rentas y ganancias patrimoniales del ahorro

 

En este año 2020 las rentas y ganancias patrimoniales que se integran en la base imponible del ahorro del IRPF tributan según la siguiente tarifa, con tres tramos: tipo del 19% (hasta 6.000 euros), del 21% (entre 6.000 y 50.000 euros) y del 23% (a partir de 50.000 euros). En el proyecto de Ley de PGE de 2021, que se está tramitando, se incluye un nuevo tramo al 26% a partir de 200.000 €. Por tanto, desde este punto de vista, si vais a vender un activo que os genere una renta o ganancia patrimonial muy elevada (mayor de 200.000 €) sería conveniente venderlo este año 2020 en vez de esperar al año que viene.

 

Venta de derechos de suscripción preferente de acciones

 

Desde el 1 de enero de 2017 el importe obtenido en la venta de derechos de suscripción preferente de acciones de sociedades cotizadas tiene la consideración de ganancia patrimonial en IRPF y, en determinados casos, está sujeta a retención. A partir de 1 de enero de 2017 se modificó, por tanto, el tratamiento fiscal del importe obtenido en la transmisión de derechos de suscripción derivados de valores admitidos a negociación, que pasa a ser considerado como ganancia patrimonial. Como consecuencia de dicha modificación, se ha establecido un régimen transitorio que permite determinar el valor de adquisición de los valores admitidos a negociación deduciendo el importe obtenido por las transmisiones de derechos de suscripción realizadas hasta el 31 de diciembre de 2016, con excepción del importe de tales derechos que hubiera tributado como ganancia patrimonial.

 

Teniendo en cuenta lo anterior, en aquellos casos de sociedades cotizadas que, en lugar de repartir dividendos directamente a sus accionistas, hayan decidido ampliar capital y ofrezcan: i) recibir nuevas acciones de forma gratuita, ii) vender los derechos de suscripción preferente en mercado o iii) vender los derechos de suscripción preferente a la propia compañía (más conocidos como “script dividend”), la única alternativa sin impacto fiscal inmediato será la primera, ya que en la segunda y la tercera se tributará como ganancia patrimonial y rendimiento de capital mobiliario, respectivamente, sujetos a retención del 19%. La primera opción (entrega de acciones de forma gratuita) tendrá efecto fiscal cuando se transmitan las acciones recibidas.

 

No compensación de pérdidas patrimoniales en caso de recompra de valores homogéneos

 

Hay que tener en cuenta que no se podrán computar en el IRPF las pérdidas patrimoniales (aunque sí deben incluirse en la declaración a efectos informativos) derivadas de las transmisiones de valores cotizados cuando se hubiera adquirido valores homogéneos dentro de los dos meses anteriores o posteriores a dichas transmisiones. En el caso de valores no cotizados el plazo es de un año. Estas pérdidas patrimoniales se integrarán, a efectos liquidativos en el IRPF, a medida que se transmitan los valores que permanezcan en el patrimonio del contribuyente.

 

Aplicación de coeficientes de abatimiento por venta de bienes adquiridos antes del 31/12/1994

 

Hay también que tener en cuenta que si se ha generado en 2020 una ganancia patrimonial derivada de la transmisión de un elemento patrimonial adquirido antes del 31 de diciembre de 1994, la ganancia podría quedar no sujeta a tributación, o reducir el importe sujeto a tributación, por aplicación de los denominados coeficientes de abatimiento, siempre que el valor del conjunto de las transmisiones realizadas a partir de 1 de enero de 2015 a las que se les haya aplicado dichos coeficientes no supere 400.000 euros.

 

Ganancias patrimoniales exentas por venta vivienda habitual por mayores de 65 años y por reinversión

 

En el caso de que hayas generado una ganancia patrimonial por la transmisión de tu vivienda habitual, hay que analizar si te resulta de aplicación la exención por reinversión en otra vivienda habitual o por ser mayor de 65 años.

 

Regla de compensación en 2020 de pérdidas patrimoniales y rendimientos de capital mobiliario negativos

 

El saldo negativo de los rendimientos de capital mobiliario se compensará en el IRPF con el saldo positivo de las ganancias y pérdidas patrimoniales obtenido en el mismo período impositivo, con el límite del 25% de dicho saldo positivo.

 

Igualmente, el saldo negativo de las ganancias y pérdidas patrimoniales se compensará con el saldo positivo de los rendimientos de capital mobiliario obtenido en el mismo período impositivo, con el límite del 25% de dicho saldo positivo.

 

Por tanto, siempre resulta interesante evaluar las posibilidades de compensación de las rendimientos de capital negativos y pérdidas patrimoniales derivadas de activos financieros.

 

Rentas negativas de 2016 pendientes de compensar

 

Es importante saber que si se tienen pérdidas derivadas de la transmisión de elementos patrimoniales, y/o rendimientos de capital mobiliario negativos, generados en el ejercicio 2016 pendientes de compensar en el IRPF, este año 2020 será el último en el que se pueden compensar, ya que, a este respecto, el plazo de compensación que establece la norma es de cuatro años.

 

Por tanto, si existen rentas negativas pendientes de compensar del ejercicio 2016, el año 2020 será el último ejercicio en el que podrán utilizarse.

 

Retenciones soportadas en el extranjero

 

Si percibiste en 2020 rentas procedentes del extranjero -por ejemplo, dividendos- por las que soportaste retención en el país de origen, podría resultar de aplicación una deducción para evitar la doble imposición internacional.

 

Donativos

 

Podrás aplicarte una deducción en la cuota del IRPF si realizas donativos a determinadas entidades públicas, religiosas, fundaciones o asociaciones de utilidad pública.